Triunfo de Yeray Durán en la Tenerife Blue Trail

publicado en: Running | 0

Si, últimamente ganar una Ultra esta muy “caro” por el nivel que está habiendo, repetir las sensaciones y el triunfo del año pasado era… ¡un reto con mucho riesgo! También es verdad que era el momento de probarme para ver como estaba para  LA CITA de la temporada, el UTMB. Comenzamos la carrera y este año se ponía un ritmo mucho más fuerte que el año anterior de la mano de él tinerfeño David Reyes. El corredor Nepalí, Sangre Sherpa,  que venía a quitarse la espinita del año anterior en el que fue 3º e intentaba de todas maneras acercarse a David Reyes para no perder la cabeza de carrera.

Subiendo dirección a Vilaflor, Km 30, David empezaba a flaquear y Sherpa tomaba la delantera. Yo con algunas molestias estomacales no iba a gusto, pero era cuestión de mantener el tipo. Al llegar al Parador (Km50), parte clave de la carrera, el Sherpa iba en cabeza y yo ya había adelantado a David. Del avituallamiento del Parador salí junto a Sherpa dirección a la Rambleta del Teide a 3555m de altitud.  Durante la subida hacía mucho más frío del que esperaba ya que soplaba bastante el viento. No me sentía las manos ni la cara y me dolía cada vez más la barriga así que comí muy poco y llegué con las fuerzas justas a la Rambleta (km 60). Suerte que al empezar a bajar la cosa cambiaba, ya había salido el sol y hacía mas calorcito y me fui recalentando. Sangre Sherpa intentaba marcar un buen ritmo de bajada para desmarcarse de mi y lo consiguió en la parte inicial, pero cuando fui entrando en calor pude apretar y lo cogí antes de llegar al siguiente avituallamiento donde me esperaba Alba. ¡Era como si la carrera volviera a empezar en el Km 72!

Cogemos la pista dirección la base del Asomadero y me despego del Sherpa, pero maldita mi mala suerte que en una mala interpretación de la señalización giro por un sendero que no era. Cuando me doy cuenta solo me viene a la cabeza “ya he perdido la carrera”, y remonto el sendero con la moral por los suelos. Llego al avituallamiento de la base del Asomadero (km 85) desmotivado, pero como no, allí estaban mis primas y mis padres para hacerme la asistencia externa  y me dan referencias del Sherpa, lo tenía a 5 minutos! ¡No hay nada como una buena dosis de motivación para darle la vuelta  a la carrera! ¡Voy en búsqueda del Sherpa con todas mis energías! Y así fue… gas en la dura subida embarrada del Reventón para finalmente “pillarlo” al coronar! En la baja di un buen apretón y puse la directa hasta meta!

¡Me hacía especial ilusión regalar este triunfo a los que siempre han estado apoyándome en los buenos y malos momentos!

Sabor dulce a la lucha del día a día 🙂
¡Muchas gracias por vuestro apoyo!
¡Un saludo!

Yeray Durán

Related Post

Dejar una opinión