Lesiones frecuentes en la práctica del pádel

Lesiones frecuentes en la práctica del pádel

    El pádel es un deporte que ha ganado muchísimos adeptos en los últimos años. Esto se debe a su dinamismo y a la diversión que ofrece, a que es un deporte que puede ser practicado por cualquier tipo de público debido a las dimensiones de la pista y a que no exige una condición física específica, haciéndolo accesible para todos.

    Sin embrago, como en cualquier otro deporte, el pádel supone un esfuerzo y no podemos descuidar nuestro aspecto físico. Sobre todo si juegas a nivel profesional. 

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en el pádel?

    Según un estudio sobre las lesiones deportivas en España, el pádel es el 6º deporte con mayor número de lesionados después del futbol, que ocupa el primer puesto, seguido del futbol sala, tenis, atletismo y baloncesto. (García, C. et al. Deporte de ocio en España: epidemiología de las lesiones y sus consecuencias. Epidemiological Study of Sports Injuries and their Consequences in Recreational Sport in Spain Apunts. Educación Física y Deportes 2015, n.º 119, 1.er trimestre (enero-marzo), pp. 62-70).

    Las lesiones ocasionadas en el pádel se deben en gran medida a los cambios de ritmos agresivos, constantes y repetitivos que la práctica de este deporte provoca, y al consecuente calentamiento y enfriamiento de nuestro cuerpo. Entre las lesiones más frecuentes encontramos:

  • Condromalacia rotuliana: La condromalcia rotuliana se produce por un desgaste en la superficie del cartílago de la cápsula posterior de la rodilla, ya que jugando al pádel se realizan importantes esfuerzos sobre esta articulación.
  • Epicondilitis o codo de tenista: Esta lesión se caracteriza por una dolencia en la cara externa del codo, provocada por movimientos repetitivos de extensión de la muñeca y supinación del antebrazo, provocando microrroturas fibrilares.
  • Luxación de hombro: Consiste en la separación de las dos partes de la articulación del hombro. Se produce cuando se aplica una fuerza extrema sobre el ligamento, lo que desencadena la separación de los extremos de los huesos que están conectados y que puede llegar a inmovilizar el brazo entero.
  • Fascitis plantar: Se trata de la inflamación de la fascia del pie, que es un tejido que comienza en el antepie y se prolonga hasta la parte posterior del talón. Los saltos, carreras y algunas posiciones típicas en el pádel pueden generar esta dolencia.

    Para combatir las lesiones que puedan surgir y mantener protegidas tus articulaciones, os recomendamos un trabajo específico para fortalecer vuestro cuerpo fuera de la pista, además de darle la importancia que merece al calentamiento previo.

    Además, la toma diaria de un complemento alimenticio como Cartilavant, cuya composición con Condroitín Sulfato y Sulfato de Condroitina te ayuda a mantener tus articulaciones en forma, frenará el daño que pueda surgir en el cartílago, reduciendo el dolor e inflamación, y alargando tu vida deportiva con un único sobre al día. ¿A qué esperas para probar?

Related Post

Dejar una opinión